Consejos para comprar los regalos de los niños esta Navidad

Consejos para comprar los regalos de los niños esta Navidad

Todas las familias desean hacer felices a los niños en estas fechas, y nadie dice que el objetivo sea distinto. Sin embargo, es conveniente tener en cuenta ciertos aspectos para realizar una compra mucho más coherente y que, además, transmita unos valores positivos a la infancia.

Cuando se trata de comprar los regalos para los niños en Navidad, muchas familias pueden experimentar diversas dudas: ¿qué regalos son adecuados para mi hijo/a? ¿cuántos regalos sería adecuado comprar para cada niño? ¿Navidad o Reyes? Lo que comienza siendo una práctica rodeada de ilusión y festividad, puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para muchos padres. En el artículo de hoy encontraréis diferentes consejos para comprar los regalos de los niños estas Navidades.

Navidad, consumismo y responsabilidad parental

Parece obvio que hoy en día, cuando se habla de Navidades, se habla de consumismo. Los grandes almacenes ofrecen sus catálogos de juguetes y las cadenas de televisión se inundan de anuncios con productos muy atractivos para los más pequeños. Los niños no son ajenos a esto, y ante tal oleada de publicidad, es completamente normal que pidan muchos regalos para estas fiestas. Es importante, así pues, que asumamos nuestra responsabilidad en este aspecto y hagamos compras conscientes que no sólo hagan felices a nuestros hijos momentáneamente, sino que también les ayuden a desarrollarse armónicamente.

Consejos para realizar las compras de manera responsable y coherente

Todas las familias desean hacer felices a los niños en estas fechas, y nadie dice que el objetivo sea distinto. Sin embargo, es conveniente tener en cuenta ciertos aspectos para realizar una compra mucho más coherente y que, además, transmita unos valores positivos a la infancia. ¿Quieres saber más? ¡Presta atención a los siguientes consejos!:

No se lo compres “todo”

Aunque económicamente te lo puedas permitir, no es necesario que los niños tengan “todo” lo que piden. Un exceso de juguetes, más que hacerle inmensamente feliz, a largo plazo puede provocar insatisfacción. No tendrá tiempo de explotar al máximo el potencial de cada juguete y, además, puede no valorar tanto las cosas que tiene. Si Papá Noel o los Reyes le traen todo lo de su lista, es posible que fomentemos el aburrimiento, el egoísmo y la impaciencia. Una buena idea es priorizar uno o dos regalos importantes de su lista, y realizar otros pequeños detalles alrededor de estos.

Intenta controlar la publicidad que ven tus hijos y enséñales a cribar

Aunque es tremendamente difícil no ser arrollado con los anuncios de juguetes en todas partes, puedes controlar en cierta medida qué ven tus hijos, cuándo y de qué forma. Intenta enseñarles a priorizar cuando tengáis un catálogo de juguetes entre las manos y, aunque su tendencia será pedirlo todo, puedes invitarle a que se haga preguntas del tipo: si tuviera que elegir sólo dos cosas, ¿qué elegiría y por qué?; entre estas cosas, ¿qué es lo que más me gusta y por qué? ¿cómo jugaría a esto?

Coordínate con otros familiares para la compra de regalos

Puedes hablar con otros miembros de la familia para que limiten sus compras a los más pequeños, haciéndoles entender que los niños no necesitan tantos regalos. Explícales que deseas que tus hijos valoren las cosas y que, más que por una cuestión económica, limitar los regalos le ayudará a madurar psicológicamente y a atribuir  más valor a lo que tiene.

¿Cómo se juega?

Antes de comprar cualquier regalo, investiga cómo se juega, o en otras palabras, que papel tendrá tu hijo en interacción con ese juguete. Actualmente existen muchos productos lúdicos en el mercado que, más allá de ofrecer retos a los niños (que estimulen su aprendizaje e imaginación), les relegan a una posición pasiva. Es el típico juguete de plástico con múltiples funcionalidades y que hace que el niño sea un mero espectador de lo que el objeto hace y dice. Intenta buscar opciones poco estructuradas, que inviten a tu hijo a manipular, experimentar, relacionarse con otras personas, pensar y moverse. ¡No se trata que les compres únicamente juguetes típicamente “educativos” o “académicos”. Simplemente que sea divertido, pero que, al final, él sea el protagonista. Cuando se trata de juguetes, pregúntate siempre cómo se juega.

Deja la culpa en casa cuando te vayas de compras

Desgraciadamente, la conciliación laboral y familiar es una de las asignaturas pendientes en nuestra sociedad. Muchos padres querrían pasar mucho más tiempo con sus hijos del que realmente son capaces, y esto genera sentimientos de frustración y culpabilidad que podemos pretender compensar con las compras navideñas. No intentes compensar a tu hijo con muchos regalos, o regalos muy caros: es mejor que aproveches las vacaciones o los ratos libres que tengas durante estos días para hacer actividades con él: ver las luces festivas de la ciudad, patinar, juntarse con otros familiares o amigos, jugar. Es el mejor regalo que le puedes hacer, ahora y siempre.

 

¿Crees que te han sido de utilidad estos consejos para comprar los regalos de los niños estas Navidades? ¡Comparte si te han ayudado para que otras familias puedan servirse de ellos estas fiestas!

¡Comparte este artículo en tus redes sociales y ayúdanos a difundir más información sobre psicología!

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn