Problemas de sueño en niños

Dormir es necesario para un buen desarrollo físico y psicológico del niño. Los problemas de sueño en niños son de distinta índole. Consúltanos si crees que tu hijo puede presentarlo. Te ayudamos.

¿Qué entendemos por problemas de sueño en niños?

En los niños pueden surgir diferentes problemas de sueño: hay niños que tienen problemas para conciliar el sueño, no quieren irse a dormir, se despiertan muchas veces durante la noche, están muy cansados durante el día porque tienen algún tipo de alteración de sueño por la noche, tienen pesadillas, terrores nocturnos, sonambulismo, bruxismo.

Los problemas de sueño son muy variados y pueden considerarse problemáticos (o no) según de qué problema estemos hablando, la edad que tenga el niño, la frecuencia con la que se dé el problema o el grado de interferencia que genere en la familia.

¿Cuáles son los síntomas de los problemas de sueño?

Los problemas de sueño infantil son de muy diversa índole, por lo que la sintomatología dependerá del tipo de trastorno que el niño pueda presentar.

Además, es conveniente destacar que la falta de conocimiento sobre el sueño infantil hace que muchas personas interpreten determinadas conductas como trastornos del sueño, cuando realmente son comportamientos normales que se corresponden a su nivel de desarrollo. Lo mejor es que describas tu caso particular al especialista en psicología infantil para que te oriente y resuelva tus dudas.

Sin embargo, algunas conductas inapropiadas en el sueño pueden ser las siguientes:

  • Tienes muchos problemas para que tu hijo se vaya a dormir, y este momento del día se ha convertido en un auténtico estrés.
  • Tu hijo tiene muchas pesadillas.
  • Tu hijo tiene miedo a dormir solo y le da miedo la oscuridad.
¿Cuál es el tratamiento psicológico para los problemas de sueño en niños?

Dependiendo del tipo de problemática, las medidas irán encaminadas a corregir diferentes patrones y conductas relacionadas con el sueño.

Algunas de ellas pueden ser la psicoeducación a las familias sobre el sueño infantil, pautas concretas sobre las rutinas anteriores a irse a la cama, medidas específicas para cuando se producen los problemas durante la noche, etc.

Cada caso es distinto, por lo que la terapia se individualiza al máximo para garantizar resultados positivos que devuelvan el buen funcionamiento a la dinámica familiar.

¿Sabías que...?
  • El sueño es un proceso evolutivo, por lo que va cambiando a lo largo de toda nuestra vida.
  • No es necesario enseñar a dormir a los niños, pues estos ya saben; hemos de tener en cuenta, sin embargo, que sus patrones de sueño se encuentran en momento evolutivo distinto, por lo que no coincidirán con el de los adultos. Esto puede ocasionar problemas y frustración en la dinámica familiar, que suelen mejorar bastante simplemente comprendiendo este aspecto.
  • La mayoría de los problemas de sueño infantil suceden por una inadecuada instauración de rutinas en la familia.